logo
NOTICIA DEL MES DE JULIO 2020
 
img
Subarrendamiento de local comercial o local de negocio.
Volver

El subarriendo de un inmueble es un contrato por el que el arrendatario o inquilino cede a un tercero (subarrendatario) el uso como arrendatario o inquilino de todo o parte del inmueble arrendado, sin desvincularse del contrato de alquiler. Entonces es un arrendatario-subarrendador. El plazo de duración del subarrendamiento no podrá exceder del plazo de duración pactado en el contrato de arrendamiento inicial.

Detallamos las figuras protagonistas en el subarriendo de local de negocio:

- Arrendador: Propietario del local.

- Arrendatario: Persona física o jurídica que toma el local en alquiler, que a su vez es Subarrendador.

- Subarrendatario: Persona que subarrienda el local al Arrendatario.

Si el contrato de alquiler no tiene ninguna indicación sobre si se puede subarrendar el local, el arrendatario podrá subarrendar el local, bien total bien parcialmente, sin necesidad del consentimiento del propietario. En este caso, el arrendatario-subarrendador tiene la obligación de comunicar al propietario que se ha producido un subarriendo, proporcionando los datos del subarrendatario.


Subarrendamiento de local comercial o local de negocio

El subarrendamiento de local comercial o local de negocio tendrá que realizarse teniendo en cuenta los límites que quieran establecer en el contrato de arrendamiento el arrendador y el inquilino. Posteriormente habrá que tener en cuenta las normas que establece el artículo 32 de la Ley de Arrendamientos Urbanos. Y finalmente habrá que tener en cuenta lo que establece sobre esta materia el Código Civil.

A diferencia de la cesión, el subarriendo no extingue la relación contractual entre el arrendador y el arrendatario, que sigue subsistente en los mismos términos pactados entre ambos. El subarriendo implica el nacimiento de una nueva relación contractual entre el arrendatario y el subarrendatario.

Si el contrato de alquiler firmado por el arrendador y el arrendatario, prohíbe expresamente el subarriendo, no se puede realizar bajo sanción de nulidad y resolución del contrato (libertad de pactos del artículo 1255 del Código Civil). Si el contrato no estableciera nada sobre si se puede o no subarrendar, el arrendatario podrá subarrendar el local, total o parcialmente, sin necesidad de contar con el consentimiento del arrendador (artículo 32 LAU).


Requisitos Subarriendo de local

El único requisito en este caso, es que tiene la obligación de comunicarle al arrendador (o dueño) que se ha producido el subarriendo del local, indicándole los datos de la persona que va a ocupar el local.

El plazo de notificación será de un mes desde que se haya producido el subarriendo. Si no se hiciese el arrendador puede solicitar del Juzgado que no se reconozca el subarriendo e incluso la resolución del contrato de alquiler (artículo 32.4 Ley Arrendamientos Urbanos). Esta notificación deberá hacerla el arrendatario al arrendador, y habrá de hacerse de forma fehaciente para que quede constancia, mediante burofax con acuse de recibo, y certificación de contenido.

Al margen de los requisitos para subarrendar un local que hemos detallado, hay que saber que el subarriendo tendrá una duración máxima igual a la del contrato de arrendamiento, es decir, el subarriendo no puede tener una duración superior al arrendamiento primitivo del que trae causa.



Compartir en           

SEBASTIÀ ABOGADOS TRIBUTARIOS
C/ Avellanas, 22, Pta 1, 46003 - Valencia
Tel. 963920527
info@sebastia-abogados.com - www.sebastia-abogados.com

img