logo
NOTICIA DEL MES DE OCTUBRE 2020
 
img
Se amplía el plazo para reclamar deudas hasta el 28 de diciembre.
Volver

Pese a que desde comienzos de año el 7 de octubre estaba marcado en el calendario como la fecha en la que prescribían las deudas con más de cinco años de antigüedad, ahora debido a la pandemia de Covid-19 hay una nueva fecha a marcar en rojo: el 28 de diciembre de 2020.


¿Por qué prescriben el 26 de diciembre y no el 7 de octubre?

El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declaró el estado de alarma para la gestión de la crisis sanitaria del coronavirus suspendió los plazos de prescripción y caducidad.

Esta medida se levantó el 4 de junio, según lo marcado por el Real Decreto 537/2020, de 22 de mayo, por el que se prorrogaba el estado de alarma. De este modo, 82 días después se alzaba la suspensión de estos plazos.

Esta ampliación de plazos está relacionada con la Ley 42/2015, 5 de octubre, que reformó el artículo 1964 del Código Civil, reduciendo de 15 a 5 años el plazo general del régimen de prescripción.

Como resultado de dicha reforma, aquellas deudas que no tenían un plazo de prescripción específico y eran exigibles antes del 7 de octubre de 2015 (día siguiente al de la entrada en vigor de la ley), se aplicaba el plazo de prescripción de quince años, siendo la fecha límite, el 7 de octubre de 2020.

Esto era así hasta la declaración del estado de alarma, que lo ha modificado, lo que ha dado una nueva oportunidad, un plazo extra, para no dar por perdidos miles de millones.


A qué obligaciones se aplica la prescripción

Se podrán acoger a este nuevo plazo todos aquellos que tengan deudas pendientes de cobro por una gran variedad de motivos como facturas impagadas, préstamos sin garantía hipotecaria no cobrados en fecha, rentas impagadas, así como reclamaciones de daños y perjuicios, costes financieros o acciones de resolución de contrato por incumplimiento, entre otras.

Las deudas vencidas dentro del período entre el 7 de octubre del 2005 y 7 de octubre de 2015 no podrán ser reclamadas a no ser que se haya conseguido interrumpir la prescripción, siendo una las vías efectivas, la comunicación fehaciente de la deuda dirigida al deudor incluyendo: fecha y número de la factura, importe de la deuda y plazo de vencimiento de la deuda.


Cómo interrumpir la prescripción

Las gestiones para evitar la prescripción no son, inicialmente, complejas y solo un requerimiento al deudor evita dicha prescripción. Es importante tener en cuenta que la prescripción afecta a la deuda, pero también a otras reclamaciones de daños y costes financieros.

Es posible interrumpir el plazo de prescripción con el envío al deudor, o quien deba cumplir la obligación, de una reclamación extrajudicial fehaciente antes de la fecha de prescripción, (y centrándonos en aquellas obligaciones que han visto reducido su plazo de prescripción), deberá enviarse antes del día 28 de diciembre de 2020. Por fehaciente debemos entender cualquier reclamación que pueda acreditar que la persona a la que va dirigida haya podido recibirla.

La consecuencia de esta interrupción es que comenzará de nuevo el plazo de prescripción, esta vez de 5 años tal y como establece el Código Civil.

Por ello, tanto si eres deudor como acreedor, debes estar muy atento a los nuevos plazos de prescripción que estableció nuestro Código Civil en el año 2015, así como a los efectos de la suspensión de los plazos derivados del estado de alarma.



Compartir en           

SEBASTIÀ ABOGADOS TRIBUTARIOS
C/ Avellanas, 22, Pta 1, 46003 - Valencia
Tel. 963920527
info@sebastia-abogados.com - www.sebastia-abogados.com

img